Nuestra espalda está sometida a mucho esfuerzo y no somos conscientes de ello, el trabajo, el estrés, son problemas que la afectan, por ello deberíamos mimarla y cuidarla, porque esas consecuencias pueden afectar a tu estado de ánimo, a tus relaciones con las personas de tu entorno y por supuesto a tu cuerpo, postura y mente.

Posturas de yoga para la espalda.

Por ello te recomiendo una serie de ejercicios de yoga para la espalda, ya sea para aliviar al el dolor o para evitar que se produzca, es recomendable que realices los ejercicios mediante una frecuencia de cinco a diez respiraciones, siempre intentado no forzar tu cuerpo. El estudio de «achives of internal medicine» determinó que las personas que practican yoga durante tres meses se sentían mejor que las personas que no hicieron nada

La postura del perro hacia abajo.

Para comenzar este es un ejercicio perfecto, ya que calientas todos los músculos y preparas al cuerpo sobre todo la espalda para las posiciones siguientes.

La postura del gato

Consiste en situarse en el suelo, como si se tratara de un gato mientras mantienes la espalda recta con la cabeza hacia abajo, siempre relajado e intentando mantener en blanco, para así conseguir un estado de relajación máxima.

La postura de la sentadilla

Esta posición es muy sencilla, solo tenemos que situarte como si estuvieras sentado en una silla durante unos segundos y repetir el proceso alrededor de diez veces, siempre recordando mantener la respiración, no olvides que con el yoga para la espalda también estamos relajando nuestra mente.

Postura sentado hacia delante.

Debes que tener muy en cuenta que muchos dolores de espalda se produce al sentarnos no forma inadecuada y esta posición nos ayuda a mejorarla, mantente sentado mientras tienes las piernas completamente estiradas y la espalda echada hacia delante.

Postura posición fetal

Es mi favorita sin duda, porque puedes hacerlo en cualquier momento y lugar, por ejemplo en el sofá, en la cama o el lugar donde mejor más relajado te encuentres. El ejercicio consiste en acurrucarte con la piernas bajo tu cuerpo, intentando mantener la espalda siempre recta, se utiliza mucho cuando has finalizado tu rutina para descansar, pero no existe ningún orden, puedes hacerlo como te lo vaya pidiendo el cuerpo.

Postura de la liberación del viento

Disminuye mucho el dolor con esta posición, simplemente tienes que tumbarte boca arriba, llevarte las rodillas al pecho y permanecer así durante unos segundos. Siempre intentando no forzar la espalda para no hacernos daño.

Postura asana de la Rotación

Tumbados boca arriba manteniendo la espalda recta, con los brazos en cruz. A continuación atrae tus rodillas hacia el pecho  para después girarlas a la derecha y a la izquierda.

La posición del triángulo

Hay muchas posiciones que sirven para evitar los dolores de espalda y esta es una de ellas. Debes separar las piernas, inclinar la cadera hacia el lado donde quieres que llegue el brazo correspondiente, es decir si la cadera gira hacia la derecha, la mano derecha debe llegar al suelo y con el izquierdo se debe realizar el mismo proceso. Y la mirada siempre debes situarla e en el sentido contrario al que se esté inclinando tu cuerpo.

Postura media Luna

Te permite tanto acabar con el dolor como para evitarlo, este ejercicio consiste en que te mantengas de pie con las piernas ligeramente abiertas, con las brazos estirados encima de la cabeza arquear el cuerpo a la derecha y a la izquierda como si de un ligero balancín se tratara.
Dicen que la curva de la felicidad es la sonrisa pero la verdad curva de la felicidad es la espalda, porque en el momento en el que empieza a producirse cambios negativos en ella, es difícil que la sonrisa aparezca, por eso hay que poner el práctica el yoga para la espalda.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.