Los beneficios del yoga para embarazadas.

¿Por qué es beneficioso el yoga para embarazadas?

Durante el embarazo es normal hacerse muchas preguntas. Muchas veces en lo relativo a la actividad física y en cómo esta puede afectar al bebé. ¿Es necesaria? ¿Cómo he de realizarla? ¿Mi bebé lo nota? Muchas mujeres embarazadas no están del todo informadas en cuanto a este aspecto. No obstante, existe más de un motivo por el que deberían plantearse practicar yoga.

El yoga es una práctica muy beneficiosa durante el periodo de embarazo, y no solamente por la actividad física moderada que supone. En este artículo te explicamos los beneficios que tiene el yoga en las mujeres embarazadas y sus bebés y te damos algunos motivos por los que deberías plantearte practicarlo.

 

Mejora el estado de ánimo de las embarazadas

Durante el embarazo es natural que se den desórdenes hormonales que pueden afectar al estado de ánimo de la mujer. Además, el periodo de embarazo supone un tiempo de reflexión profunda y dudas, sobretodo en madres primerizas.

Se ha demostrado en diferentes ocasiones que el yoga contribuye a regular los ciclos hormonales. Esto hace de la  disciplina una herramienta muy poderosa incluso para superar diferentes trastornos mentales. Llevado al contexto del embarazo, el objetivo del yoga es conseguir que la mujer pase el periodo de la forma más relajada y armónica posible.

Se han llevado a cabo varias investigaciones en este campo, una de las más relevantes a cargo de la doctora María Muzik, psiquiatra e investigadora científica en el Centro de Crecimiento y Desarrollo Humano de la Universidad de Michigan. Su intención fue mostrar constancia científica de los efectos del yoga como modificador del estado de ánimo producido por las hormonas. En su estudio se observó cómo la práctica mejoraba el estado de ánimo de mujeres embarazadas en situación de riesgo psiquiátrico.

 

El yoga ayuda en la preparación al parto

La práctica del yoga es compatible con el bienestar de la mujer embarazada y con la preparación mental y física para el momento del parto.

Las técnicas de respiración ayudan a las mujeres a relajarse y enseñan a sus mentes a escuchar al cuerpo. La disciplina de yoga que se recomienda para embarazadas es el Hatha Yoga. Se trata de una de las principales ramas del yoga. En ella se trabaja tanto el aspecto físico como la meditación y la respiración. Los ejercicios son muy parecidos a los de las clases de preparación al parto, por lo que con ellos condicionamos nuestro cuerpo para ese momento tan importante.

A nivel muscular, el yoga ayuda a tonificar la zona pélvica y las caderas. La musculatura preparada en esas zonas puede facilitar enormemente el proceso del parto. Además, el yoga también ayuda a las embarazadas a aliviar los dolores de espalda ocasionados por el embarazo.

 

Con el yoga aprendemos a escuchar al cuerpo

Este punto es especialmente interesante para las mujeres embarazadas. Sobretodo durante los primeros meses, hay casos en los que a la mujer embarazada le cuesta hacerse a la idea de que un bebé crece en su interior.

El yoga es una disciplina que aúna el entrenamiento de cuerpo y mente. Con el yoga aprendemos a escuchar a nuestro cuerpo. Por este motivo practicarlo puede ayudar a las embarazadas a conciliar su estado de embarazo. Además, se aprende también a interpretar las señales que el cuerpo envía en aras de la salud del bebé y de la mamá.

En realidad, cualquier persona puede beneficiarse de este positivo efecto del yoga. En estado de embarazo o no, el yoga le concede un tiempo al cuerpo para ser escuchado. Esto nos hace más conscientes de nuestras capacidades físicas y nuestras necesidades.

 

Compartir la experiencia con otras embarazadas

Aunque ya se haya practicado yoga antes del embarazo, lo ideal es acudir a una clase de yoga prenatal con un instructor o instructora certificados.

Sentirse comprendida y rodeada de personas que están pasando por lo mismo es importante siempre, y más cuando se trata de un embarazo. Acudiendo a una clase podrás relacionarte y conocer personas con experiencias similares. Compartir ese tiempo ayuda a las embarazadas a sentirse más seguras y a ganar confianza.

En Yoga Rivas contamos con clases de yoga para embarazadas. En ellas podrás practicar yoga de forma segura y compartir la experiencia con otras mujeres embarazadas. No dudes en contactar para pedir más información.

 

Se empieza a desarrollar el vínculo con el bebé

Tal y como comentábamos antes, con la práctica del yoga las mujeres embarazadas toman conciencia de su cuerpo y del proceso que está llevando a cabo. Eso implica la vida del bebé que crece dentro de ella.

Visto de esta manera, podría decirse que el yoga es una de las primeras actividades que se realizará con el bebé. Pues tanto él como la madre se beneficiarán juntos de los ejercicios de relajación muscular y hormonal.

Este hecho sin duda, contribuirá al desarrollo de un vínculo emocional más fuerte que se trabajará incluso antes del nacimiento.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.