Los 5 Tibetanos, se trata de un programa de 5 ejercicios utilizado por los monjes tibetanos para rejuvenecer o vivir una vida larga, vibrante y saludable. De hecho, muchos han vivido más tiempo que la mayoría puede imaginar, siguiendo a menudo el programa llamado los “5 Ritos tibetanos” o cinco ejercicios tibetanos para rejuvenecer.

¿Qué son los 5 Tibetanos?

Los 5 Tibetanos, son una serie de ejercicios conocidos como la “Fuente de la Juventud”. Estos brindan flexibilidad, refuerzan y trabajan todos los músculos principales de tu cuerpo mientras mejoran el equilibrio. Todo esto sin importar tu edad.

Los ejercicios tibetanos se realizan en coordinación con la respiración, ya que si la haces adecuadamente, ésta contribuye a la activación energética. La fuente de la juventud son ejercicios que restablecen y desbloquean la energía de nuestro cuerpo.

Esta disciplina trabaja con los siete centros primarios de energía(chakras) que se ubican a lo largo de la columna vertebral y los dos secundarios, los cuales se encuentran en las rodillas.

Cuando se realizan por primera vez, puedes hacer 3 repeticiones de cada rito. Si eres practicante de yoga puedes empezar con 7 o 9 repeticiones de cada rito. Las prácticas tibetanas se hacen en repeticiones impares: 3, 5, 7, 9, y así. Se considera que los números perfectos son impares. Se pueden hacer hasta 21 repeticiones, una vez pasadas 10 semanas. El secreto está en la constancia.Si no hay constancia la magia del rito se pierde.

Luego de cada rito conviene hacer un descanso de medio minuto que te permita estabilizar, retener y hacer circular la energía de nuestro cuerpo.

Los 5 ritos Tibetanos

Primer Ejercicio
La posición es estar de pie con los brazos extendidos en horizontal. Consiste en girar en sentido de las agujas del reloj. Tres repeticiones al principio y basta, así uno no se marea.
Cuando acabe párese y respire profundamente un par de veces

Segundo Ejercicio
2.A Este es tan simple como el primero pero se realiza desde el suelo. Con las palmas hacia abajo y los brazos al lado del cuerpo. En primer lugar, sube la cabeza y posteriormente las dos piernas, todo lo rectas que pueda.

2.B Tiene su importancia el subir primero la cabeza para proteger las lumbares. Ahora el ritmo de la respiración es: inspirar al subir las piernas, espirar al descenderlas.
De nuevo deténgase para respirar profundamente una vez acabada la serie.

Tercer Ejercicio
Este consta de nuevo de dos partes:
3.A Póngase primero de rodillas, con los brazos pegados al cuerpo y deje caer la cabeza. Luego lleve su mano a las lumbares y arquee el cuerpo hacia atrás. Así tres veces el primer día.

3.B En este ejercicio se inspira al mover la cabeza hacia atrás y se expira al llevarla hacia delante. No se olvide de la pausa para respirar, no hay prisa.

Cuarto Ejercicio
Entramos ya en el cuarto rito.
4.A Para ello siéntese en el suelo con las piernas estiradas hacia delante y un poco separadas. Las manos sobre el suelo al lado de los glúteos, apoyando la barbilla contra el pecho.

4.B Luego se echa la cabeza hacia atrás y se doblan las rodillas hacia adelante como si quisiéramos formar una mesa con nuestro cuerpo. Cuando se está arriba se tensan los músculos intentando subir lo máximo. Luego se vuelve uno a sentar, y se repite el ejercicio.

Se respira al levantar el cuerpo y se espira al volvernos a sentar. Tras respirar profundamente dos veces vamos a por el último ejercicio.

Quinto Ejercicio
5.A Ahora nos colocamos boca abajo sosteniendo el cuerpo con las palmas de nuestras manos. El resto del cuerpo se estira. Los pies y brazos están un poco separados con brazos y piernas rectas. Los dedos de los pies están flexionados, arqueamos la columna y nos quedamos así, arqueados y con la cabeza hacia arriba.

En esta postura es cuando se inspira.

5.B Luego se eleva la pelvis y se procura que el tronco y los brazos queden alineados y nuestra cabeza pase entre nuestros brazos.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.