Pranayama, técnicas de respiración

Pranayama respiración

La respiración consciente o Pranayama es,una de las claves del Yoga, que considera que la respiración es la puerta de acceso a la purificación del cuerpo y la mente.

¿Qué es Pranayama?

Una de las prácticas centrales del yoga es Pranayama. Es la ciencia del control de la respiración, o más exactamente, la manipulación de prana, la energía vital, a través de ejercicios de respiración. Prana quiere decir respiración, vida y energía cósmica. Yama se puede traducir como restricción. Esta forma de yoga tiene efectos físicos, mentales y espirituales. Entre ellos están la vitalidad, la claridad mental y los estados superiores de conciencia.

El prana es la energía que está presente en todo el universo. Es lo que genera vida, transformación y movimiento. Hace que las cosas se desarrollen según la inteligencia universal. Es el fundamento de la vida cósmica. El prana es el medio que conforma nuestros aspectos más sutiles. Conecta nuestro ser corpóreo con nuestro cuerpo astral. Es a través de esta fuerza universal que podemos elevar la energía kundalini y que nos lleva a estados superiores de conciencia.

Hacer consciente la respiración para optimizarla, además de su manipulación (pranayama), tiene por lo tanto varias implicaciones. Estas se suman al hacer óptima la toma de oxígeno y de prana: es una herramienta esencial para la unión entre mente, cuerpo y espíritu que busca el yoga. Existe una razón muy profunda por la cual el yoga da especial importancia a la respiración y el pranayama: el vínculo estrecho entre la respiración y nuestra mente.

¿Para qué sirve el Pranayama?

Cuando inhalamos y exhalamos adecuadamente tenemos muchísima energía. Nuestro sistema de defensas está más fuerte y todas nuestras células llevan a cabo sus funciones de manera adecuada al estar bien nutridas: crecimiento, desintoxicación, digestión, regeneración. Todo nuestro ser funciona mejor y nuestro bienestar aumenta.

La respiración óptima nos permite tomar suficiente oxígeno para llevarlo a la sangre y al cerebro, potenciando nuestras capacidades mentales. Como es una función automática (controlada por el bulbo raquídeo), al hacerla consciente estamos activando una parte del cerebro más sofisticada (la corteza cerebral) y lo convertimos en un ejercicio mental.

Nos sentimos llenos de energía, pero también por esto hace que tengamos unas facultades mentales (memoria, intelecto, razón, concentración) más desarrolladas. La respiración está conectada con todo nuestro sistema nervioso: a través de una respiración profunda y plena nos sentimos calmados, con claridad mental, positivos y estables emocionalmente. Cuando abrimos el pecho para respirar bien, simbólicamente nos abrimos al mundo y nos expandimos.

Recomendaciones y precauciones

  • Los ejercicios de pranayama pueden soltar emociones estancadas. Esto es normal, permítete sentir lo que sientes sin juicios. Estás limpiando.
  • Las inhalaciones muy prolongadas no deben ser practicadas por quienes tienen problemas cardiacos o hipertensión.
  • Como es el caso con todas las técnicas de yoga, es recomendable tener la orientación de un profesor certificado.
  • Como no estamos acostrumbrados a controlar la respiración, algunas veces comenzamos a sentir un poco de impaciencia o ansiedad cuando empezamos a practicar pranayama. Intenta llevar la atención a la práctica y relajar la mente. Si te distraes, intenta traer de nuevo la concentración al momento presente.
  • No fuerces tus capacidades haciendo los ejercicios. Si sientes alguna incomodidad, respira normalmente. Como siempre, sé sensible a tu cuerpo.
  • Las exhalaciones prolongadas no son recomendables para las personas con depresión o presión arterial baja.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies