Técnicas de meditación y yoga

La meditación no es como montar en bici. Ni es algo que se aprende, ni está siempre ahí. La meditación es algo que sucede por sí mismo en un momento concreto. Por eso hoy vamos a hablar de meditación y yoga, porque la concentración es un requisito indispensable para nuestras clases. Sin embargo, es algo que no controlamos por completo, y que tenemos que saber llevar.

Meditar es hacer una pausa, despejar nuestra mente y dejar fluir nuestros pensamientos. Por eso, meditación y yoga están inevitablemente unidos, pues la paz interior es uno de los elementos clave de cualquiera de sus modalidades. Un estado meditativo nos permite entrar en contacto con esa parte de nosotros a la que no escuchamos, y a la que queremos acercarnos.

¿Cuándo tenemos la mente más despejada? Durante el día, hay momentos en los que meditación y yoga serán más poderosos. Lo más básico a la hora de querer iniciarnos en la meditación es conocer nuestra rutina y nuestro cuerpo para saber cuándo podemos dar mejor forma al silencia.

Meditación y yoga: Las claves

Sólo necesitas unos minutos al día. Permítete ese tiempo. Tanto cuando vayas a tu clase de Yoga como cuando quieras permitirte el placer de meditar durante un rato en tu lugar preferido, ponte ropa cómoda. Busca el espacio más conveniente para centrarte en ti. Si hay alguien a tu alrededor, pide que no te interrumpa durante unos minutos.

Siéntate con las piernas cruzadas, relaja los hombros y coloca recta tu columna para permitir que la energía recorra tu cuerpo.

Coloca tus manos sobre las rodillas, con las palmas hacia arriba. Con las yemas del índice y el pulgar juntas. Mantén los ojos cerrados y trata de prestar atención tu interior. Siente que el silencio va ganando espacio en tu interior, que se hace cada vez más grande. Concéntrate en tu respiración, que debe ser profunda y natural, y siente cómo entra y sale del cuerpo.

Controla tu mente. Intenta no distraerte. Evita dejar pasar sentimientos, recuerdos o preocupaciones familiares y laborales.

Aprovecha esos 10 o 20 minutos que tienes libres antes de la cena o a media mañana. Elige tu momento. Sobre todo los días que no tengas clase de Yoga, para proporcionarte a diario la calma interior que necesitas. Aprovecha los beneficios de meditación y yoga.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies