El Yoga es un deporte que te puede ayudar a recuperar la armonía que tenías al inicio de la relación con tu pareja. A continuación te explicamos en qué afecta el Yoga y porqué mejora la relación de pareja.

¿Por qué el Yoga mejora la relación de pareja?

Hay gente que cree que el Yoga es simplemente un deporte de moda, pero se equivocan. Al practicarlo obtienes beneficios que no te puede dar un ejercicio físico, y que te puede cambiar la vida a mejor. Todo eso que te aporta te puede servir en distintos aspectos, y uno de ellos es el de tus relaciones.

El Yoga acaba con la distancia o resentimiento que surge en las relaciones de pareja que llevan muchos años juntos. Es decir, termina con la energía negativa para reconectar a la pareja para que se sientan cómodos en la intimidad.

Practicando Yoga en general, y sobre todo meditación, puedes aprender más sobre ti, a mejorar tu humor, ganar confianza, etc. y luego aplicarlo en tus relaciones para conocer otras personas.

Los beneficios serán notables tanto si lo practicas de forma individual como con tu pareja. Yoga significa unión. Esto no se refiere solo a la unión de tu cuerpo, tu mente y tu espíritu, o unión con el Universo. También significa estrechar lazos con otras personas. Entenderos mejor y construir una relación a partir de ese punto.

Las posturas de yoga que favorecen el masaje y el control de la respiración mejoran la confianza, favorecen la relajación y fomentan la diversión en la pareja.

Los 7 beneficios del Yoga para la pareja

Aparcáis las diferencias

Todas las parejas discuten y tienen sus problemas, pero gracias al Yoga en pareja las olvidan, al menos, durante el tiempo de la sesión. La pareja está concentrada en hacer algo juntos y estar relajados.

Mientras se aprende a hacer una postura de Yoga en pareja, las diferencias quedan a un lado. Os enfocáis en algo positivo.

Contacto físico

El contacto físico ayuda a mejorar una relación. Es una forma de transmitir cariño hacia los demás y que la otra persona sienta que estás a su lado, que la aceptas tal como es. La función emocional del contacto se cumple cuando ese contacto es con alguien que te importa.

Al practicar Yoga en pareja estás en contacto físico y emocional con una persona que te importa y los dos sentís el cariño del otro.

Más comunicación (verbal y no verbal)

Los dos anteriores puntos (aparcar las diferencias y el contacto físico) permiten construir una relación basada en una mejor comunicación. Pero hay más comunicación no verbal que los abrazos, besos y caricias. Son muy importantes los gestos, las miradas, la forma de hablar, el cariño que transmitimos con el tono de la voz, etc.

Si combinamos todo lo anterior en una relación, esta seguro que será más larga y feliz.

Os comprendéis mejor

Al hacer Yoga en pareja, aumenta vuestra comunicación. Eso hace que entiendas mejor a tu compañero sentimental. A través de las palabras sabrás lo que dice, y gracias a las miradas y gestos, lo que piensa.

Practicando Yoga descubres cómo afronta los retos tu pareja, si acepta de buen grado las dificultades, viéndolas como una forma de mejorar, si sabe escuchar, etc. Esos pequeños detalles te permiten ver a tu pareja como realmente es, y que ella te vea a ti.

Fomenta la confianza

Otro aspecto fundamental en una relación es la confianza. Esta se puede trabajar a través del Yoga. Hay que confiar en que el otro hará su parte de la mejor manera que pueda, y cumplir tú la tuya.

Es una forma de entrenar el funcionamiento real de una pareja en el día a día.

Trabajo en equipo

Es normal y acertado ver vuestra relación como un proyecto común. En el que cada uno pone de su parte, esforzándose por que vaya bien. Lo más importante es ver que ese esfuerzo se corresponde con un trabajo en equipo.

Tenéis que trabajar los dos juntos. Ser conscientes de que sois un equipo es otra de las formas en que el Yoga en pareja mejora tu relación.

Valoráis pasar tiempo juntos

Si decidís hacer Yoga, es porque cada uno valora al otro, esa persona es importante en su vida. Por eso decidís pasar parte de vuestro tiempo, de vuestra vida, con la pareja.

Practicar Yoga juntos significa que los dos comprendéis que ese tiempo responde a un buen motivo. Queréis, y estáis dispuestos a hacer algo para conseguirlo, que la relación vaya cada vez a mejor.

Lazos familiares más fuertes

Entre los beneficios de que el Yoga mejora la relación, verás el efecto también en tu familia.

Poniendo en práctica lo aprendido, sabemos que la relación va a ir a mejor, transformando el ambiente en casa. Es normal que haya etapas difíciles, como la adolescencia, pero no que no haya amor en la familia.

Si los padres transmiten a sus hijos esa unión, ese entendimiento, ese proyecto en común, que puede construirse a través del Yoga, es más posible que se hagan los lazos familiares más fuertes.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.