Da igual la edad que tengas, nunca es tarde para practicar yoga. El Yoga para mayores te permite dedicarte tiempo a ti mismo, a tu desarrollo físico y mental. En esta edad la respiración cobra especial importancia.

Yoga para mayores

Los ejercicios de Yoga para mayores están adaptados para esa edad, por lo que en poco tiempo notarán cambios y mejorará su calidad de vida.

El Yoga es una de las actividades más recomendadas para la tercera edad. En primer lugar por sus beneficios, tanto mentales como emocionales. Entre otros mejorará tu energía, tu estado físico y tendrás una actitud más positiva ante la vida.

Siempre como principiante debes comenzar tus asanas de una forma suave y lenta. Nunca debemos forzarnos, solamente debemos llegar hasta donde nuestro cuerpo pueda. Con el tiempo seremos capaces de hacer cosas que nunca creímos posibles.

Posturas que se recomiendan para adultos mayores

Algunas posturas son mucho más suaves y tranquilas que las de una clase de yoga para gente más joven. Esto se debe a que no todas las personas de esta edad tiene los huesos y los músculos igual.

El objetivo de una clase de Yoga para gente más mayor es estimular la flexibilidad muscular. El cuerpo se oxigenará de gran forma y,con el tiempo podremos llegar a trabajar con ejercicios de mayor complejidad. ¿Te animas a seguir nuestra Guía de Chacras para conocer sus beneficios y su sencillez?

Algunas de las posturas de Yoga para mayores que se recomiendan son:

Postura fácil o Sukhasana

Es una de las mejores posturas para los principiantes, ya que como su nombre indica es una postura fácil de hacer. Consiste principalmente en relajarse, está destinada a la meditación. Promueve la paz interior, endereza la columna vertebral, abre las caderas y alivia el cansancio.

Postura de liberación del viento o Pavanamuktasana

Igual que la anterior es una postura relajante. El movimiento de balanceo de esta postura ayuda a liberar tensión y a relajar los músculos dorsales. Consiste en un contraestiramiento para las flexiones fuertes de columna. Con esta asana conseguimos beneficios como limpiar nuestros pulmones y aumentar la flexibilidad de la columna, las caderas y las piernas.

Postura del cadáver o Savasana

Su nombre se debe a que el cuerpo permanece quieto, con los músculos relajados. Realizar esta postura permite que los sentidos corporales se aislen del entorno, la actividad mental también se reduce al mínimo y se profundiza en la respiración.

Se dice que practicar esta postura durante diez minutos baja la tensión arterial y puede llegar a producir el mismo descanso en nosotros que una noche durmiendo.

Media torsión espinal o Ardha Matsyendrasana

El objetivo de esta postura es lograr un buen giro de columna. Es importante que prestemos especial atención a esta postura de los miembros inferiores para no hacernos daño. Los beneficios son múltiples, entre ellos podemos encontrar :

Postura del gato o Marjaryasana

En esta asana se imitan los movimientos del gato, a eso se debe su nombre. Consiste en un estiramiento relajante que fomenta la respiración profunda. Además también puede servirnos como estiramiento para posteriormente realizar otras posturas que requieran que estemos boca abajo.

Postura del perro o Adho Mukha Svanasana

La traducción sería algo como » hacia abajo la cara del perro». Esta postura se basa en los movimientos del perro al estirarse hacia abajo. En esta asana se estiran mucho tanto las piernas como la columna. Se recomienda para realizarla antes y después de Balasana.

Postura de la langosta o Salabhasana

Esta postura recuerda la forma que adopta «la langosta».Esta asana produce efectos en la parte inferior de la columna vertebral, sobre todo en la zona del sacro y coxis. Además fortalece la musculatura del abdomen y los músculos de la zona baja de la columna. Tonifica los nervios espinales inferiores, el hígado y los riñones.

El Yoga para mayores es una excelente forma de mantener la mente y el cuerpo fuertes y saludables a cualquier edad.

Consejos para practicarlo

1. Minimiza la hipertensión

Practicar Yoga, tiene un efecto muy grande sobre el estrés y la hipertensión. La respiración lenta y controlada en la practica de este deporte, disminuye la actividad del sistema nervioso. Esto ayuda a controlar los niveles de presión arterial.

2. Fortalece los huesos

Se han realizado estudios en los que se demuestra que el yoga ayuda a desacelerar la pérdida ósea. Esto reduce el riesgo de osteoporosis, que se da sobre todo en mujeres posmenopáusicas. La osteoporosis y la baja densidad ósea se desarrolla sobre todo en personas mayores de 50 años. Por ello, la practica de Yoga fortalece los huesos y retrasa enfermedades.

3. Mantiene a raya el exceso de peso

Realizar Yoga te permite estar en forma y que a su vez no recuperes peso. Este deporte aumenta la concentración la determinación en muchos aspectos de tu vida.

Tengas la edad que tengas, te invitamos a venir a Yogarivas. En nuestro centro te ayudaremos a sentirte mejor y notarás como tu salud mejora también.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.