Yoga para niños: ¿por qué es beneficioso?

Hoy vamos a analizar los beneficios del Yoga para niños y niñas. Hace unos días os explicábamos los frutos de practicar Yoga Prenatal en Rivas Vaciamadrid. Por eso en esta ocasión nos centramos en nuestros hijos. Por eso, en este artículo veremos los beneficios de esta práctica para que las que ya sois madres tengáis toda la información.

Los padres saben que sus hijos necesitan realizar actividades en las que se diviertan. Como los adultos, los niños tienen la necesidad de desconectar del día a día y olvidarse de sus obligaciones y rutinas. Además de esto, el Yoga infantil tiene también beneficios positivos tanto para su desarrollo como para su salud. Por eso es la práctica ideal para el tiempo libre de los más pequeños.

Como ocurre en el Yoga para adultos, esta práctica ayudará a nuestro hijo en dos vertientes básicas. Se conocerá mejor a sí mismo y se relacionará mejor con su entorno. Pero, ¿cuñando es el momento de que empiecen a practicarlo? Según los expertos, la mejor edad para iniciarse son los cuatro años dada su madurez en ese momento.

Beneficios del Yoga para niños y niñas

Después de todo lo que hemos visto antes podemos decir que el Yoga una una base para la vida adulta.

Los principales beneficios de las clases de yoga infantil los hemos mencionado ya en nuestra web. Estimula la fantasía de nuestro hijo, dejando volar su imaginación, crea una atmósfera favorable mejorando sus relaciones interpersonales y consigo mismo, y reduce los niveles de violencia.

Por si fuera poco, esta experiencia reduce el estrés y la ansiedad infantil. Gracias a las clases, y a acudir a un centro especializado, los niños se relacionarán con más gente de su edad. Así, mejorará sus relaciones interpersonales.

Enumerando otros beneficios: mejora la flexibilidad, la concentración, ayuda a mantenerse erguido y fortalece los sistemas corporales. Compartir el yoga con nuestros hijos, aunque sea a través de clases diferenciadas, también potenciará nuestro vínculo.

Los frutos del Yoga para nuestros hijos

Una clase de Yoga para niños y niñas es muy diferente a la de un adulto. Por supuesto, las sesiones están adaptadas a la edad de los participantes, y también a su capacidad. Hay que tener en cuenta que ayuda tanto a chicos y chicas con mucha energía, como a los más tímidos.

Las clases para niños, aunque dependerá de las edades, consisten en jugar a través del Yoga. Se iniciarán en la meditación para decir adiós a la violencia, realizarán sus primeras posturas para corregir sus malas posturas corporales, y los ejercicios aeróbicos le ayudarán a desfogarse.

Hay que tener en cuenta que el Yoga para niños y niñas puede ser una práctica complementaria. Nuestro hijo no tiene por qué dejar de acudir a gimnasia, fútbol o baloncesto.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies